Saltear al contenido principal
¿Qué Son Y Cómo Combatir Los Cálculos Renales En Gatos Con La Alimentación?

¿Qué son y cómo combatir los cálculos renales en gatos con la alimentación?

Los cálculos renales en gatos, también llamados urolitos, son pequeñas piedrecitas que se forman en su tracto urinario y esto pasa debido a una acumulación excesiva de minerales. Los dos tipos que afectan a nuestro pequeño amigo con mayor frecuencia son los cálculos de tipo estruvita, generados por elevadas concentraciones de magnesio o fósforo con un pH de la orina alcalino, y los cálculos de tipo oxalato, en este caso provocados por altos niveles de calcio y de oxalato en la orina del gato.

Los cálculos renales pueden llegar a obstruir los conductos del felino, impidiéndole expulsar la orina y causándole un fuerte dolor. Esto puede desencadenar también las infecciones urinarias y otros problemas más graves.

¿Cómo detectamos los cálculos renales y cuál es la mejor forma de tratarlos?

Los síntomas más comunes para saber si tu gato tiene cálculos renales es fijarte en si tiene problemas o dolor al orinar, inquietud y nerviosismo, sangre en la orina, si orina frecuentemente y en pequeñas cantidades, gemidos o dolor cuando usa la caja de arena, se lame con mucha frecuencia la zona genital, vómitos, tristeza o falta de apetito.

Para combatir este problema lo primero que deberás hacer es visitar a tu veterinario de confianza, quien valorará la posibilidad de realizar un cambio radical de dieta. Lo más recomendable es optar por alimentos completos y equilibrados, formulados para prevenir la aparición de cálculos urinarios. Por ejemplo, Select Cat Sterilised está formulado con una selección de ingredientes con suave efecto acidificante de la orina, que contribuye a reducir el pH al nivel idóneo y así prevenir la formación de determinados tipos de cálculos urinarios.

Otras opciones que puede determinar el veterinario son las intervenciones farmacológicas, pero todo dependerá de la gravedad que se observe en cada caso. Por ejemplo, en algunos casos se lleva a cabo una cistotomía, es decir, una operación quirúrgica para extraer los cálculos renales de la vejiga. En otros casos se realiza una eliminación de los depósitos de minerales mediante un catéter, para limpiar bien la zona de la vejiga y eliminar los cálculos. Son procedimientos que siempre van acompañados del uso de antiinflamatorios, antibióticos y el consumo de abundante agua fresca. De esta forma, el pequeño felino puede vivir este proceso de una manera menos dolorosa y más soportable.

Lo mejor para prevenir los cálculos renales es apostar por una comida para gatos de máxima calidad, que ya tenga en cuenta este tipo de problemas y que sea baja en sal. Evitar situaciones de estrés y realizar chequeos semestrales con tu veterinario de confianza, también ayudará a tu gatito a asegurarse una buena salud durante muchos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba