Saltear al contenido principal

Sphynx o Gato Esfinge

CARACTERÍSTICAS GENERALES

Su origen proviene del Canadá y de la década de 1960, aunque se considera también que tienen mucho parecido con los gatos representados en la época de los faraones, y también, de alguna manera, nos recuerdan la imagen que tenemos de un extraterrestre o alienígena.

Este aspecto tan característico es debido a una aparente falta de pelaje, aunque en realidad sí poseen pelo. Es una especie de pelusilla inapreciable a simple vista, que deja ver los pliegues de su piel e incluso marca sus venas. Es una característica genética y no corresponde a ninguna enfermedad.

Sus orejas son grandes, sus ojos también, y son de tamaño medio pesando entre 3,5 y 5 kg, y su aspecto es de acusada delgadez.

Esta falta de pelaje, cuando el manto cumple la función de protección contra las inclemencias y cambios de temperatura, hace que el gato esfinge sea muy sensible a los cambios térmicos. Para poder preservar una temperatura corporal confortable, necesitarían una temperatura ambiente estable oscilando entre los 22º y 25º C. En realidad, su temperatura corporal es unos 4 grados superior a la de los demás gatos.

Son afectuosos, curiosos, astutos e inteligentes y sumamente vivaces, estupendos compañeros y muy buenos con familias con niños y otros animales del hogar. Se muestran muy dependientes, dóciles y cariñosos con sus dueños, y les gusta estar rodeados de gente, por lo que no les gusta pasar tiempo solos en casa. Tienen mucha energía, lo que les permite estar en movimiento todo el día. También les encanta ser el centro de atención, y cuando quieren algo no paran hasta conseguirlo.

ALIMENTACIÓN Y CUIDADOS

El gato Sphynx necesita de una alimentación especial. Poseen un metabolismo muy acelerado que les sirve para regular su temperatura corporal, algo muy necesario al no tener pelo corporal. Esta es la razón por la que necesitan que prestemos mucha atención a este tema, proporcionándoles un alimento de alto valor nutritivo con un % alto de proteínas y grasas, y una ración diaria adecuada a su alto nivel de actividad y desgaste físico.

Te recomendamos Picart SELECT Extra Care, sin gluten, con antioxidantes naturales y plasma para cuidar de sus defensas y sistema digestivo.

Dejar agua limpia y nueva siempre a su alcance para que pueda hidratarse y beber con frecuencia, ayudándole a diluir la orina y prevenir la formación de cálculos urinarios.

El hecho de tener un pelo tan fino, casi imperceptible, hace necesarios una serie de cuidados y atenciones especiales para cuidar su piel. Por ejemplo, no es recomendable que pase demasiado tiempo al sol pues su piel podría dañarse.

Se recomienda un baño mensual para eliminar el sudor y las secreciones sebáceas de su piel, y como prevención para posibles infecciones cutáneas. Un buen mantenimiento de la piel se consigue también con una gamuza o esponja para conservar en buen estado su finísimo pelo.

Sus grandes orejas son proclives a acumular cera y suciedad, necesitarán de una limpieza regular y suave, realizando movimientos circulares y empleando gotas específicas para ello.

Al carecer de pestañas también hay que estar atentos con el aseo de sus ojos. Se recomienda limpiarlos suavemente con una gasa empapada en suero fisiológico.

Las visitas regulares al veterinario para las vacunaciones y desparasitaciones, servirán además para hacer una revisión preventiva de su salud general.

En invierno, al ser muy sensibles al frío, es buena idea dejar en su cama una mantita para que puedan acurrucarse bajo ella si lo necesitan. También es una buena solución la ropita para gatos en los meses del año más fríos.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba