Saltear al contenido principal
¿Cómo Afecta El Sol A Los Gatos?

¿Cómo afecta el sol a los gatos?

Como amantes de los felinos seguro que os habéis fijado que muchas veces, durante el invierno, se ponen al sol o cerca de objetos que les aportan calidez. Y eso se debe a que el sol es necesario para los gatos, del que obtienen la vitamina D, buena para los huesos y la osteoporosis. Es una vitamina antidepresiva que aporta muchos beneficios para su organismo, Sin embargo, la mayor parte de esta vitamina no la obtienen del sol sino a través de la comida, de modo que es necesario elegir una comida natural, específica para ellos, que sea equilibrada y que cubra sus necesidades nutricionales.

Lo que sí necesitan los gatos es calor para dormir, siempre buscan una fuente de calor porque cuando duermen su temperatura baja y así tratan de compensar ese calor que pierden. Aunque los gatos de pelo corto necesitan aún más calor que los de pelo largo, todos van en busca del calor y la calidez, sobre todo en invierno.

Durante el verano es importante que no se expongan al sol directo, porque podrían quemarse las puntas de las orejas, el hocico, las almohadillas y la barriga, es decir, aquellas zonas que no están protegidas por el pelaje. Por ello, es recomendable que tengan lugares frescos para resguardarse, con una buena ventilación, y que siempre tengan acceso a agua limpia y fresca.

En cuanto al agua, es recomendable cambiarla dos veces al día para que no se sobrecaliente en verano, ni se ensucie. También puedes optar por añadir un cubito de hielo o bien comprar una fuente en la que no deje de circular el agua y la mantenga fresca todo el día.

Siempre puedes bañar a tu gato para ir regulando su temperatura y que reciba un poco de frescor en su cuerpo, sobre todo en las horas más calurosas del día.

Cepillar a tu gato y cortarle un poco el pelo del lomo o de la barriga puede ayudarle mucho a refrescarse, porque cuando se estira en el suelo notará más frescor.

Durante el verano, harás muy feliz a tu gato si le permites beber agua del grifo, ya que él sabe que siempre sale fresca y limpia, de modo que resultará un auténtico placer para él.

Si no quieres cortarle el pelo siempre puedes refrescarle por partes, en las axilas, las almohadillas, la barbilla, la tripa…

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba