Saltear al contenido principal
¿Con Qué Frecuencia Tenemos Que Bañar A Nuestro Gato?

¿Con qué frecuencia tenemos que bañar a nuestro gato?

Está claro que la limpieza que requiere un gato no es la misma que la de un perro, ya que los gatos tienen un ritual propio de aseo diario, limpiando constantemente su pelaje de forma instintiva, retirando eficazmente la suciedad gracias a la forma y textura de su lengua.

Primero de todo es bueno clarificar que no es en absoluto necesario bañar a un gato, excepto si lo necesita porque se ha ensuciado, jugando en el exterior, en el fango, o por cualquier otra causa.

Tampoco es 100% cierto y categórico que los gatos sientan aversión por el agua en general. Lo que sí ocurre es que para que puedan disfrutar de ella es bueno acostumbrarlos desde pequeños.

Entre las distintas razas de gatos hay algunas que adoran especialmente jugar con el agua, como la de los Van turco, Bosque de Noruega, Siberiano (excelentes nadadores), Maine coon y el Manx.

Entonces ¿con qué frecuencia debemos bañarlo? Como norma general, no será necesario hacerlo excepto si se ha ensuciado. Incluso en este caso podremos valorar si podemos limpiarle con toallitas húmedas o con un champú en seco, ya que los baños frecuentes pueden alterar el ph de su piel y el equilibrio en aceites esenciales que la mantienen hidratada.

Para ayudarle en su aseo deberemos cepillar regularmente su manto, de forma suave, con más frecuencia si su pelo es largo o semi largo, y así también conseguiremos minimizar la formación de bolas de pelo en su estómago. Si completamos estos cepillados con una buena comida natural para gatos que le ayude a eliminar parte de las bolas de pelo a través de las heces, mucho mejor.

Recomendaciones para bañar a tu gato

Es muy importante que tu amigo esté familiarizado con el agua. Para ello, es recomendable que desde pequeñito empiece a hacer baños cortos, y que aproveches para jugar con él para que se sienta cómodo y a gusto, así de mayor no le pillará por sorpresa.

Durante el baño es importante tener paciencia y mucho tacto. Puedes utilizar la bañera o un recipiente adecuado, que se ajuste a su tamaño y conseguir una temperatura agradable del agua, que sea tibia, utilizando siempre un champú específico para gatos, que respete el pH de su piel teniendo en cuenta si necesita un tipo de champú más concreto para su tipo de pelaje. El baño te ayudará a limpiar y sanear su pelo y piel, y a retirar células muertas, exceso de pelo y bacterias.

Ten especial cuidado con sus oídos y evita que el agua se introduzca en ellos, porque podría generarse otitis o tapones en los oídos. 

Para secarlo es recomendable utilizar una toalla suave y esponjosa y secarlo a toques, sin frotar demasiado.

El baño es un buen momento para completar su aseo: uñas, ojos, oídos y cepillado… os ofrecerá un tiempo de tranquilidad con él, para que confíe en nosotros y se sienta aliviado y relajado… y también mimado.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba