Saltear al contenido principal
Blogpicartordenescaninas

¿Cómo enseñar ordenes básicas a tu perro?

El adiestramiento de los perros es uno de los temas que más nos preocupan, ya que con la llegada de un cachorro es importante educarlo bien y dejar claras algunas normas de convivencia, para que pueda existir un entendimiento mutuo basado en el respeto, que hará que la convivencia entre vosotros se vea mejorada. Para conseguirlo solo necesitas tres cosas: educación en positivo, un poco de paciencia y mucho cariño.

¿Por dónde empezar?

Lo más recomendable es empezar por órdenes sencillas de entender para él, aunque sea un cachorro, como es la orden de sentarse. Procura utilizar una palabra corta y acompañarla de un gesto que refuerce la acción, para que le sea más sencillo de recordar. Puede ser la palabra “sit”, acompañada de tu dedo índice mirando hacia abajo, para que entienda que debe sentarse, lo más importante es que todas las normas que le quieres enseñar siempre las hagas de la misma manera.

La siguiente orden puede ser “quieto”, que es una de las más difíciles de conseguir, pero de las más importantes en muchos momentos, sobre todo si tiene que parar porque llegáis a un lugar en el que pasan coches, si se va muy lejos y quieres que te espere, si se va corriendo y no le alcanzas o necesitas que venga por algún motivo. Esta norma puedes enseñarla de un modo muy sencillo y es aplicando la primera norma “sit” y poniendo tu mano plana como señal de “stop” a unos centímetros de sus ojos e ir diciendo “stop” o “quieto” o de forma reiterada, mientras te vas alejando de él y mantienes la mano en esa posición. Empieza con una distancia corta y ves alargando la distancia y cuando lo creas conveniente dale la orden de “free”, “ya” o “va”, para que entienda que ya puede venir a buscarte o seguir corriendo. Puedes reforzar esta orden con un silbido característico. Esto te permitirá disfrutar de paseos al aire libre y sin correa, porque sabes que cuando sea necesario acudirá a tu llamada. Otra de las normas básicas y de las que más nos cuesta implantar es que camine junto a nosotros, sin que tire de la correa. En el momento en el que empiece a tirar de la correa debes hacerlo sentar y esperar un momento hasta que esté más calmado y después reanudar la marcha y decirle “junto”, “cerca” o alguna palabra que identifique la acción de ir cerca de ti sin tirar. Si no te obedece dile no y vuélvelo a sentar. Esta orden se basa en la paciencia y puedes reforzar esta idea dándole algún premio comestible para perros o algún juguete que sólo utilices para este tipo de momentos.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba