Saltear al contenido principal

¿Cómo interpretar el lenguaje corporal de tu perro?

Tu amigo de cuatro patas demuestra sus emociones y sensaciones a través de su lenguaje corporal o sonidos, como pueden ser gemidos, ladridos, aullidos, gruñidos, etc. Es la forma que tiene para comunicarse contigo y con el resto de seres vivos y, por ese motivo, es importante saber interpretar correctamente cada una de estas acciones.

¿Qué hace tu peludo para comunicar sus emociones?

Si tu perro tiene una mirada tranquila, mueve la cola lentamente, te lame, baja la cabeza y también las orejas, se aproxima a ti para que lo acaricies o quiere lamerte o morderte de forma cuidadosa es que se siente a gusto a tu lado.

Por el contrario, si el perro presenta un babeo excesivo, tiene el pelo encrespado, se relame, frunce las cejas, el rabo se mantiene entre las piernas, hace giros bruscos con la cabeza, se sacude con frecuencia o se queda muy quieto, quiere decir que está viviendo una situación de nerviosismo y estrés que le mantiene completamente bloqueado e incómodo.

Cuando se sienten atacados, los perros presentan una actitud ofensiva o bien defensiva y lo demuestran presentando un cuerpo inclinado hacia adelante y rígido o sacando pecho. Su boca se muestra tensa y los labios están más hacia adelante y vibrando, mediante un gruñido contenido.  Su mirada se fija en el objeto o persona en cuestión y hasta puede ladrar sin parar. Su cola está recta y rígida mirando hacia arriba y/o con un encrespamiento del pelo del cuello y de la columna

Cuando tu perro siente curiosidad por alguna cosa inclina la cabeza de un lado a otro, levanta una de sus patas delanteras, cierra la boca y se acerca a aquello que le interesa para olisquearlo y obtener toda la información posible.

Y para saber si tu perro se siente feliz es muy sencillo, porque le verás dar saltos de alegría, jugar y llamar nuestra atención constantemente, tal y como hace cuando llegamos a casa. Tu compañero muestra una expresión facial tranquila y relajada, mueve su cola rápidamente, mueve el trasero y hasta puede ladrar de la misma alegría y emoción que siente.

Consigue una comunicación eficiente con tu amigo de cuatro patas

Con estas pequeñas pautas podrás comprender mejor a tu fiel amigo y conseguir una mayor complicidad y entendimiento con él, para detectar en qué tipo de espacios y ambientes o con qué personas se muestra más tranquilo, relajado, confiado y feliz. Por otro lado, también te permitirá saber qué tipo de cosas no le gustan o le hacen estar incómodo.

Observa a tu peludo y sigue estas pautas para conseguir una comunicación efectiva, sin necesidad de emitir ni una sola palabra.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba