Saltear al contenido principal

¿Por qué tu perro ladra a otros canes cuando va atado?

Cuando sacamos a pasear a nuestro perro con correa, en ocasiones, pueden sentirse privados de libertad y mostrar una sensación de nerviosismo, lo que puede desencadenar ladridos o gruñidos constantes a otros perros. Aunque también puede venir causado por alguna fobia, mala socialización, una edad muy temprana o muy avanzada, algún trauma, etc.

Es importante mantener la calma y hacer sentir a tu perro en todo momento que vas a protegerle de cualquier amenaza y que estás pendiente de él, para que confíe más en ti y no esté a la defensiva o sintiéndose nervioso.

Pautas que puedes seguir para mejorar el paseo con correa

Para enseñarle es importante habituar a tu perro a pasear con collar o arnés y una correa, poniéndoselo por casa e ir haciendo pequeños trayectos y emitiendo algunas de las órdenes que utilizarás en vuestro paseo con correa en el exterior.

Es recomendable que la correa no sea extensible ni demasiado larga, para que tu peludo no se separe demasiado de ti y puedas tener más facilidad para controlar sus movimientos, para indicarle que se siente, se detenga, se levante o camine.

Otra de las pautas que deberás practicar es la calma, ya que para disfrutar de un paseo con correa es imprescindible que pueda rebajar su nivel de ansiedad antes de salir de casa. Aunque es probable que tu perro se muestre ansioso, no pierdas la paciencia.

Es importante que te vea tranquilo y que le emitas una orden para que se mantenga quieto y esperes a que se muestre más calmado, ya que será el mejor momento para premiarlo y ponerle el arnés o el collar y la correa. Día a día entenderá que esto es lo que deberá hacer y sus nervios irán aminorando. También te recomendamos que no esté demasiadas horas sin salir a la calle, porque el nerviosismo también puede darse por sus necesidades fisiológicas, lo cual es absolutamente comprensible.

Si tu perro tiene mucha energía o se muestra muy nervioso cuando le pones la correa, puedes llevarlo a un descampado o a un lugar en el que no corra peligro para que pueda correr libremente y cansarse antes de salir con correa, para que esté más receptivo en el momento de aprender.

Si tu perro tiene mucha fuerza y tira mucho, una de las opciones que suelen utilizarse es el arnés Easy Walk, que consiste en que la correa se engancha en la parte frontal del pecho del peludo, para que no de tirones o disminuya la fuerza de los mismos.

Enseñar a pasear a tu perro con correa requiere de mucha paciencia y tiempo, pero poco a poco el perro se va a habituar y cada vez se mostrará más calmado.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba