Saltear al contenido principal

¿Cómo afecta el calor a los perros?

Las temperaturas muy altas pueden resultar demoledoras para nuestro perro, sobre todo si no tomamos precauciones y no evitamos las horas más calurosas del día. Hay muchos factores que pueden agravar las consecuencias de un calor extremo a nuestros peludos como puede ser su pelaje, su edad, sus necesidades especiales, su tamaño, etc.

Su organismo debe adaptarse a la época estival de forma gradual y es importante conocer qué tipo de cambios debemos hacer para hacerle esta época del año lo más llevadera posible.

Sácale a pasear a primera hora de la mañana y cuando se marche el sol, para hacer recorridos más largos cuando el sol no aprieta tanto y dejar un pequeño paseo para que justo haga sus necesidades a la mitad del día y por la sombra.

Ponle de comer cuando haya bajado el sol o antes de que salga, ya que cuando hace mucho calor no les apetece comer grandes cantidades y prefieren esperar. Lo más importante es que tengan a su alcance agua limpia y fresca durante todo el día, para que puedan hidratarse y no sufran un golpe de calor.

En cuanto al pelo, también será importante que tengamos en cuenta que el pelaje puede ser una protección para el frío y para el calor, pero siempre podemos realizar un corte de pelo que les permita protegerse del calor y también sentirse más liberados y frescos, recortando algunas partes del cuerpo, como puede ser  la zona del vientre o las patas, para que se vean más ligeros, no se acumule tanta suciedad, noten el frescor más rápidamente y tampoco desprendan tantos olores.

Es recomendable preguntar al veterinario cómo hacerlo y si es aconsejable, porque dependiendo del tipo de pelaje es recomendable no recortarlo. Siempre que lo hagas es mejor hacerlo a tijera que a máquina para que el pelo no se debilite o no se corte en exceso.

Teniendo en cuenta que los perros solo transpiran por las almohadillas de sus patas, el calor les afecta más que a nosotros. Por eso es importante evitar las horas más calurosas del día, porque podrían quemárselas. También será importante hidratarlas bien después de los paseos.

Otro consejo que te damos es que, si vas a una playa canina, no olvides bañar a tu perro con agua dulce después, para quitarle la sal y también la sensación de calor del cuerpo, tal y como lo hacemos nosotros.

Ellos regulan su organismo abriendo la boca, de modo que es importante que si lo ves jadear demasiado o en una actitud un tanto extraña lo lleves a la sombra y le pongas agua fresca a su alcance. Al recortar el pelo de las patas no solo haces que se sienta más fresco, sino que también evitas que se le claven las espigas o bien se enganchen pulgas y garrapatas sin enterarte, de modo que resulta una medida preventiva de higiene.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba