Saltear al contenido principal

Todo lo que necesitas saber acerca de la esterilización de un gato

Son muchas las personas que tienen dudas sobre si es recomendable esterilizar a su gato, si tiene contraindicaciones, cuáles son sus ventajas, cuál es el mejor momento para hacerlo y cuánto cuesta.

En el artículo de hoy vamos a dar respuesta a todas estas preguntas, para que sepas tomar esta decisión con el mayor criterio posible y para que puedas conocer, a fondo, todos los detalles acerca de la esterilización y castración de los gatos.

¿Es lo mismo castrar y esterilizar?

Es importante saber que no es lo mismo castrar que esterilizar y que depende del método y del momento en que se realice, puede influir en su salud y en su comportamiento.

El comportamiento reproductivo de los gatos no es el mismo que el de los perros o el de otros animales de compañía, ya que cuenta con una gran complejidad.

La esterilización, que puede ser química o quirúrgica, no incluye la extirpación de los órganos sexuales, como sí lo hace la castración. En el caso de la castración, debemos tener en cuenta que tendrá mayores repercusiones en su comportamiento y no va a tener los mismos efectos si se trata de un gato o si se trata de una gata.

Al esterilizar quirúrgicamente (vasectomía si es macho y ligadura de trompas si es hembra) no influye en su comportamiento reproductivo y sigue siendo el mismo, aunque no pueda tener hijos, es decir, que el macho seguirá utilizando la orina para marcar territorio y la hembra seguirá teniendo el celo.

En el caso de la castración, la cual suele recomendarse más para los felinos machos para mejorar su comportamiento territorial y agresivo en algunos casos o aquellos que padezcan hiperplasia prostática, se realiza una extirpación de los órganos sexuales haciendo desaparecer las hormonas y, al no tener testículos, no segrega testosterona, acepta mejor a otros gatos macho y no se escapa en busca de otras hembras.

En el caso de las gatas, la castración se recomienda para prevenir infecciones, tumores de mama o matriz o de ovarios, se elimina el celo, etc. Pero no se recomienda la castración en aquellas gatas que son dominantes y agresivas ni en aquellas que tienen problemas de tiroides.

Por el contrario, la castración puede desencadenar algunos problemas como la incontinencia de orina o la obesidad. Lo más recomendable es estudiar el caso concreto de tu felino con tu veterinario de confianza.

En cuanto al momento de hacerlo es muy importante elegirlo bien, para garantizar una mejor recuperación del gato y no poner en riesgo su salud. Se recomienda hacerlo entre los cinco y los siete meses y nunca durante un periodo de ovulación.

El precio para castrar o esterilizar un gato va a depender de muchos factores, como el hecho de acogerte a subvenciones del Ayuntamiento, promociones del centro veterinario elegido… pero suele estar entre los 80 y los 200 euros. ¡El veterinario será tu mejor consejero en esta decisión!

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba