Saltear al contenido principal

Lo que debes saber si tienes un perro en edad madura

Las necesidades de tu perro cambian a medida que pasan los años. Con el tiempo, tu amigo se vuelve menos activo, duerme más y desarrolla nuevas necesidades nutricionales que deberás tener en cuenta para que viva feliz y sano. Es necesario un poco más de atención de lo normal a las señales que se pueden revelar en su comportamiento diario.

En el caso de los perros, se consideran senior a partir de los 7 años en adelante.

A medida que envejecen, los perros siguen siendo animales muy estoicos que tienen una tendencia natural a ocultar cualquier signo de dolor o enfermedad. Debido a que ciertas dolencias, como la artritis, tienden a aparecer más adelante en la vida, debemos estar más atentos a cualquier síntoma de malestar cuando nuestros perros son mayores. Para las articulaciones, y este tipo de malestar, es adecuado facilitarles un lugar de descanso cómodo que les alivie y consuele.

Asimismo, no podemos olvidar los chequeos regulares con el veterinario. Debido a que sus cuerpos cambian, es importante mantener un seguimiento profesional, que les ayudará a sentirse mejor.

Por otro lado, con la edad, algunos perros también desarrollan cataratas, incluso si han tenido una salud ocular perfecta. Por esto, es necesario estar atentos ante cualquier señal de alerta como el notar que le cuesta más moverse durante la noche. Si descubres que tu perro se vuelve un poco más torpe al moverse, al subirse al sofá, al bajar o subir escaleras… es mejor comentarlo con el veterinario.

También la audición suele sufrir con el paso del tiempo. Si notas que tu perro no responde cuando lo llamas, ignora sonidos a los que antes respondía (el ruido de la bolsa de la comida o el abrelatas, por ejemplo) o te ignora cuando llegas a casa, es adecuado que revises su audición, y te dejes aconsejar por su veterinario.

Si observas cambios en sus hábitos alimenticios también deberás comentarlo con el veterinario, para que te aconseje como proceder, si debes cambiarle la alimentación, etc. Mímale y consiéntele un poco, que lo agradecerá.

La comprensión y paciencia por nuestra parte es muy necesaria para que podamos entender el por qué de sus cambios de comportamiento y ayudarle a que continúe interaccionando con otros perros, que además le alegrará.

Siempre consulta con su veterinario para entender lo que le ocurre y hacer todo lo necesario para que se sienta mejor. Ten paciencia con tu perro y dale todo el amor posible.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba