Saltear al contenido principal

Así puedes cuidar a tu perro del frío

A medida que la temperatura exterior desciende, es importante proteger a los perros del frío. 

Hay varios factores de riesgo para los perros cuando hace mucho frío, por lo que es conveniente prepararse para evitarlos. El otoño es el momento intermedio agradable en el que comienzas a cambiar tu armario, así que toma este tiempo para asegurarte de que tu perro disfrute del cambio de estación tanto como tú. 

Aquí te traemos algunos consejos para que cuides a tu perro del frío: 

  1. Busca ropa especial para él: Los perros pequeños y de pelo corto pueden necesitar una capa adicional para ayudar a mantener la temperatura corporal que necesitan. Hay toneladas de suéteres y chaquetas impermeables en el mercado para mantenerle abrigado en el invierno, por lo que tienes mucho para elegir. También se recomienda limitar las actividades al aire libre durante los días fríos, ya que la sensación térmica puede provocar una mayor sensibilidad a los cambios de temperatura, especialmente en la piel expuesta de la nariz, ya de por sí siempre fría, el vientre y las orejas.
  2. Crea un lugar perfecto para su descanso: Asegúrate de que tu perro tenga un lugar cálido para dormir. Evita que su cama esté expuesta a corrientes de aire y añade alguna manta para que tu mascota pueda descansar y mantenerse caliente en las noches o a la hora de su siesta. 
  3. Añade algunas horas de ejercicio en interiores: cuando las condiciones son extremas, reducimos las caminatas y los juegos al aire libre, pero esto no quiere decir que tu perro deba perder la costumbre de estar activo. Para compensar intenta incorporar el ejercicio en su rutina en casa. Algunos juegos con pelota o de tirar la cuerda ayudarán a que los músculos de tu perro se mantengan en forma.
  4. Protégele de los radiadores: Los perros a menudo buscan el calor, acurrucándose demasiado cerca de las fuentes de calor. Presta atención a los radiadores para evitar que se pueda acercar demasiado y dañarse. Las chimeneas también representan una gran amenaza, así que asegúrate de tener un sistema a prueba de mascotas. 
  5. Hidrata a tu mascota: El clima seco y frío puede afectar la piel de tu perro. El aceite de coco es un buen humectante natural que puede ayudar a mantener saludables su piel y pelaje. 
  6. Cuenta con la guía de los profesionales: cada raza es distinta y cada lugar es diferente, por esto lo ideal es contar con el veterinario en caso de cualquier duda. De igual forma, se le debe advertir en caso de detectar algún cambio en el comportamiento normal de tu perro. 

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba