Saltear al contenido principal

La importancia de que tu perro socialice

La vida social de nuestros perros es tan importante como su salud física para su desarrollo y felicidad. Que tu perro cuente con experiencia en la sociabilización le ayudará a llevar una vida más tranquila. Socializar le enseña a reaccionar de manera saludable ante el mundo que lo rodea, sin miedos ni agresiones innecesarias.

Si temes llevar a tu perro al hospital de animales o al parque debido al miedo o la agresión que exhibe, os recomendamos practicar la socialización. Es particularmente importante ser y especialmente paciente con un perro adulto que haya sido rescatado, ya que es probable que muestre miedos, desconfianza y comportamientos defensivos.

El tener una mascota que está acostumbrada a la sociabilización redunda en paseos agradables al parque y la posibilidad de llevarla a pasear sin preocuparte de que pueda reaccionar de forma inadecuada. Cuando tu perro socializado se enfrenta a personas, perros y lugares desconocidos, sin miedo, será más feliz y más seguro a lo largo de su vida. 

¿Qué es la socialización para perros?

La socialización es el acto de exponer a tu perro a entornos, animales, personas y otros estímulos nuevos, pero sin exagerar. Abrumar a un perro joven con un montón de experiencias nuevas puede resultar en un comportamiento atemorizado y retraído, por lo que deberás dosificar sus nuevas experiencias. Podemos comenzar el proceso de socialización a las 7-8 semanas de edad al tratar con cachorros, y continuar durante toda su vida. 

Socializar incluye exponerle a nuevas situaciones en un entorno seguro y controlado, al tiempo que se le anima a explorar el mundo que lo rodea, mientras lo supervisas de manera segura.

Socializar debe involucrar los sentidos, utilizando formas divertidas de presentarle los olores, los sonidos y las imágenes de la vida diaria. Cuanto más presentes se encuentren estos nuevos estímulos, más cómodo se sentirá en diferentes situaciones. El resultado final es un perro que ha aprendido a manejar nuevas experiencias con un comportamiento apropiado y socialmente positivo.

Como responsable de tu perro socializar es un proceso que debes tomar con calma y siempre con una actitud positiva. Nunca apresures ni fuerces a tu perro en el proceso de socialización. Mantén las nuevas interacciones y estímulos breves, pero frecuentes. Socializar a tu perro debe ser una experiencia divertida y placentera, pasando por el proceso juntos, creando al mismo tiempo fuertes lazos de compañerismo, amistad y amor.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba