Saltear al contenido principal
Gatos en celo

Mi gato está en celo, ¿qué debo hacer?

Incluso los que no tienen gatos saben que los felinos emiten un maullido especial cuando están en celo. ¿Y qué es el celo? Es el período en que los gatos están en condiciones de procrear, y el momento en que las gatas acceden a copular para poder ser fecundadas. Los machos también tienen celo, pero ellos siempre están dispuestos a aparearse en cuanto detectan la presencia de una gata en celo.

Teniendo en cuenta que las gatas pueden tener celo de manera repetida, cada 10 o 15 días, siempre que se den las condiciones adecuadas (épocas de más luz solar, en especial primavera y verano), los maullidos y el comportamiento de los gatos durante este período puede ser bastante molesto.

¿Cuáles son los síntomas de un gato o una gata en celo?

El celo se manifiesta de maneras diferentes en gatos machos y hembras.

Machos: maullidos insistentes, temblores debidos a la excitación, agresividad con otros gatos, necesidades fuera de su arenero.

Hembras: maullidos insistentes y más intensos de lo normal (a veces puedes llegar a confundirlos con el grito o el llanto de un niño), frotamientos contínuos contra todo tipo de objetos, orina fuera del arenero, actitud más cariñosa de lo normal y voluntad de escaparse.

¿Cómo hay que tratar a un gato o una gata cuando está en celo?

  • Vigilar más las entradas a la casa. Lo normal es que tanto las gatas como los gatos intenten escaparse de casa para ir al encuentro de un compañero con el que aparearse. Por eso debes ser más cuidadoso con puertas y ventanas abiertas por donde el gato o la gata pudiera salir. Y, si están abiertas, no pierdas de vista a tu mascota. Si tienes una gata, puede que otros gatos machos vengan en su busca y puedan colarse en tu casa.
  • Darle más cariño. Una gata o un gato en celo sufren un estado de estrés. Para calmarlo, acarícialo más a menudo, mímalo, dale toda la atención que puedas y seguro que se sentirá más tranquilo.
  • Jugar más con él. Este consejo va en la línea del anterior. Mientras juegas con tu gato, lo tendrás distraído y “se olvidará” por un rato del celo.
  • Mantenerlo sano y fuerte. Es posible que en épocas de celo, tu gata pierda un poco el apetito. Es normal, pero también es muy importante que la alimentación de tu gata sea de la máxima calidad. También puedes probar a darle un alimento húmedo si suele comer pienso, la variedad igual llama su atención. Mira todas las opciones de nutrición  natural para gatos de Picart Petcare.
  • Estar más en casa. Evita que el gato o la gata se sienta solo estando el máximo de tiempo que puedas en casa. Estar pendiente de tu mascota le ayudará a superar el estrés que le causa el celo.

¿Cómo evitar el celo?

La única solución para frenar el celo es la esterilización. Esterilizar a tu gato o gata es el único remedio definitivo para evitar los síntomas del celo, el estrés y la agresividad derivados de esta situación. Pero es básico que consultes con tu veterinario porque hay momentos y edades más recomendados para esterilizarlo (por ejemplo, no es aconsejable justamente cuando están en celo). También debes tener en cuenta que la esterilización es una intervención quirúrgica que, como cualquier operación, entraña riesgos.

Y, recuerda, si finalmente decides esterilizar a tu gato, deberás proporcionarle una alimentación especial: Picart Select Adult Grain Free Sterilised – Light, Picart Select Adult Sensitive Sterilised – Light y Picart Select Adult 7+Years Sterilised – Light para gatos.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba