Skip to content

Alimentos tóxicos para gatos (y otras sustancias peligrosas para tu mascota)

Cuando alguien adopta un gatito, una de las prioridades para cuidarlo bien es saber qué comida darle. Una alimentación saludable, equilibrada y adaptada a su edad es básica para que el gato crezca sano y feliz.

Si es tu caso y tienes un felino como nuevo miembro de la familia, lo ideal es que consultes con un veterinario cuál es la mejor comida para tu mascota. Así sabrás qué debes darle para alimentarlo, cuándo y cómo.

Pero… ¿y lo que no puede comer bajo ningún concepto? Hay alimentos que, aunque parezcan inocuos o incluso sean saludables para los humanos, no son recomendables para los gatos y pueden provocarles serios problemas de salud.

Los 10 alimentos tóxicos para tu gato que nunca debería comer

1. Chocolate

Todos los chocolates son tóxicos para tu gatito, pero el chocolate negro es el peor de todos. Igual que los perros, los gatos no asimilan bien ciertas sustancias que contiene el chocolate y comerlo de manera habitual (o en grandes cantidades, aunque sea una sola vez) puede provocarles vómitos, diarrea, aceleración del ritmo cardíaco, temblores y convulsiones.

2. Lácteos

¿Qué sería lo primero que se te ocurriría darle de comer a un gatito? Seguramente, la leche sería uno de los primeros alimentos que te vendría a la cabeza. Pero debes saber que el sistema digestivo de los gatos no procesa la lactosa. Los gatos solo beben leche cuando están amamantando y es la leche de su madre. Después del destete, su organismo no digiere bien la leche de vaca, que acaba fermentando en su estómago y puede provocarle dolores abdominales, flatulencias, sobrepeso… Por todo eso, evita que tu gato tome leche o derivados lácteos como yogures, quesos, nata, helados…

3. Procesados

Los alimentos procesados, ya sean preparados para cocinar o consumir (salchichas, hamburguesas, platos preparados, snacks, galletas y bollería industrial) pueden ser muy perjudiciales para tu gato. Contienen una alta concentración de grasas, azúcares, sal, conservantes y otras sustancias que el organismo de un gato no está preparado para digerir. Pueden provocarles hipertensión e inflamación del páncreas.

4. Alcohol y café

A nadie se le ocurriría ponerle alcohol o licor a la comida de un gato, pero los humanos sí solemos añadir alcohol a muchas recetas, como bizcochos, postres o guisos. Para evitar cualquier problema de salud a tu gato, evita darle sobras de tu comida y aliméntalo con un pienso adecuado (infórmate en el buscador nutricional de Picart). ¿Qué pasa si un gato toma alcohol? Puede desorientarse, tener incontinencia, somnolencia y comportamientos agresivos. El café puede afectar a su ritmo cardíaco y a su sistema nervioso.

5. Cebolla y ajo

La ingesta de cebolla y ajo en grandes cantidades puede dañar los glóbulos rojos de tu gato y causarle anemia. Esto incluye cualquier tipo de cebolla (cebolla común, chalota, cebolleta), ajo (ajo seco, ajo tierno, flor de ajo) y también los condimentos en polvo y los concentrados que tienen ajo y cebolla en su composición, como los cubitos de caldo.

6. Uvas y pasas

Tanto las uvas frescas como las secas (pasas) son frutas tóxicas para los gatos porque afectan el funcionamiento de sus riñones y pueden causarles insuficiencia renal. Los gatos (y los perros) son muy sensibles al ácido tartárico, que se encuentra en proporciones elevadas tanto en las uvas como en las pasas. Si tu gato las come, puede sufrir también vómitos, debilidad, deshidratación y temblores.

7. Cítricos

Naranjas, limones, pomelos, mandarinas… Es verdad que los gatos no suelen sentirse atraídos por los cítricos, y es que son tóxicos para ellos. Sus ácidos podrían causarles irritación intestinal y otros síntomas como dolor estomacal, vómitos, diarrea, debilidad o convulsiones, entre otros.

8. Alimentos crudos

Carnes, pescados y huevos crudos son alimentos que un gato no debería ingerir bajo ningún concepto. Las posibles bacterias presentes en esos alimentos (anisakis, salmonela, E.coli…) podrían causar una infección en su sistema digestivo y provocar muchas y variadas complicaciones de salud, igual que a los humanos. También las patatas crudas son tóxicas para los gatos.

9. Huesos y espinas

Aunque sean de alimentos que se han cocinado previamente, los huesos y espinas son peligrosos para los gatos. Pueden astillarse y perforar su intestino, o causar úlceras, además de provocar diarrea o estreñimiento. También pueden ser un problema para sus dientes y encías, que pueden romperse o lesionarse.

10. Comida para perros

Parece obvio, pero no está de más recordar que las necesidades nutricionales de los gatos son distintas a las de los perros. Así que darle pienso de perro a un gato es una mala idea porque no estará ingiriendo nutrientes que necesita y sí otros que no necesita e incluso pueden ser perjudiciales para su salud a largo plazo.

¿Qué otras sustancias son tóxicas para tu gato?

  • Medicamentos. No dejes a su alcance medicamentos para humanos que el gato podría ingerir por accidente.
  • Plantas y flores tóxicas. Lirios, amapolas, claveles africanos, jacinto, tulipán, amaryllis, hortensia y flor de Pascua son algunas flores altamente tóxicas para los gatos. En cuanto a las plantas, la hiedra, el kalanchoe y el tomillo son los tóxicos más comunes que son habituales en nuestras casas.
  • Insecticidas y productos de limpieza. Antimosquitos, polvos para insectos y, en general, productos de limpieza del hogar pueden intoxicar a tu gato en caso de ingesta.

¿Cómo evitar que los gatos coman alimentos peligrosos?

La norma principal para evitar que tu gato coma cualquiera de estos alimentos tóxicos es no dejarlos a su alcance bajo ningún concepto.

  • Revisa la encimera de la cocina y retira cualquier plato con restos de comida, boles con frutas tóxicas para él…
  • No dejes abiertos armarios o despensas donde guardes comida y productos de limpieza.
  • Cierra bien el cubo de la basura (es indispensable que tenga tapa).
  • No dejes ramos de flores a su alcance.

¿Qué hago si mi gato ha comido un alimento tóxico o peligroso, plantas tóxicas…?

Si crees que tu gato puede haber ingerido algún alimento o sustancia tóxica, lo mejor es que lo lleves al veterinario de inmediato. Como experto, él sabrá qué hacer y determinará la gravedad de la intoxicación para poder ponerle remedio y hacer que tu mascota se recupere lo antes posible.

Si te ha interesado este post, no te pierdas nuestro artículo Cuántas veces al día debe comer un gato.

Este post tiene 2 comentarios

    1. Hey Olivia, I’m sorry to hear about your cat’s diarrhea after giving her milk. It’s common for cats to be lactose intolerant. The best course of action is to consult your veterinarian to determine if your cat is indeed lactose intolerant and for guidance on managing her diet.Thank you so much, hope she gets better soon!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba