Skip to content

Cómo conseguir que un gato beba más agua

Que un gato beba poco o menos de lo que debería es un síntoma de que algo no va bien. Y no es ninguna tontería, porque mantenerse bien hidratado es crucial para su dieta y su salud.

Puede ser simplemente que su cuenco del agua esté sucio o puede que haya un motivo más grave, como una enfermedad. Por eso, lo primero que debes hacer es descubrir por qué tu gato bebe poca agua.

¿Cuánta agua ha de beber un gato al día?

Los expertos dicen que la ingesta diaria de agua de un gato oscila entre los 50 y los 100 mililitros por kilo de peso del animal.

Si detectas cualquier cambio en los hábitos de consumo de agua de tu gato, como que beba menos de lo habitual, sigue leyendo porque te vamos a dar trucos fáciles para lograr que beba más.

Pero si tu mascota lleva dos días sin beber y tiene otros síntomas o comportamientos inusuales, debes abordarlo lo antes posible y consultarlo con el veterinario.

8 trucos fáciles para que tu gato beba más agua

  1. Agua nueva cada día. Tu gato apreciará un recipiente limpio, con agua nueva. Es recomendable cambiar el agua cada día, para que le apetezca y no la rechace.
  2. Varios puntos de agua. Los gatos prefieren beber en diferentes lugares. Pon varios recipientes con agua en distintos puntos de la casa, para que siempre tenga agua limpia cerca.
  3. Prueba distintos bebederos. Las cubetas de plástico y metal pueden contaminar el agua, así que intenta usar un bebedero de cerámica o vidrio. Prueba con distintos bebederos para ver cuál le gusta más.
  4. Pónselo fácil. Los gatos generalmente prefieren los tazones anchos y poco profundos, ya que les permite vigilar su entorno mientras beben y evita que sus bigotes toquen los lados del tazón.
  5. Mejor agua mineral. Los gatos pueden ser muy sensibles al olor y al sabor del agua. El agua del grifo puede tener sabores desagradables para tu mascota, que haga que la rechace. Utiliza mejor agua mineral embotellada o agua filtrada.
  6. Agua fresquita. Los gatos pueden ser muy exigentes con la temperatura del agua. Cambiar el agua a menudo ayuda a mantenerla fresca y a la temperatura que prefieren. En verano, puedes añadir cubitos de hielo al agua, para hacerla más atractiva y lograr que se mantenga fresca y apetecible durante más tiempo.
  7. Todo bien limpio. Lava todos los tazones a diario para evitar la acumulación de bacterias. Evita poner el bebedero junto al arenero, para que no le entre arena al agua.
  8. Agua que fluye. Otra opción que puede gustarle a tu gato es una fuente de agua. Muchos gatos se sienten atraídos por el movimiento y la frescura del agua que fluye, por lo que es posible que descubras a tu gato intentando beber directamente del grifo. Intenta probar con una fuente y observa la reacción de tu gato.

Si te ha interesado este artículo, seguro que también querrás leer por qué los gatos beben agua con la pata.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba