Skip to content

¿Cómo saber si mi gato tiene insuficiencia renal? (¿y cómo actuar?)

¿Creías que los problemas de riñón eran una enfermedad exclusivamente humana? Te equivocabas. Los gatos también padecen insuficiencia renal, una disfunción de los riñones, que dejan de trabajar y de eliminar sustancias nocivas del organismo.

La insuficiencia renal es bastante frecuente en los felinos y se estima que entre un 10% y un 30% de los gatos acaba teniendo problemas de funcionamiento de riñón. Los gatos mayores de 10 años, los que viven en el exterior y algunas razas como el Siamés, el Persa y el Ruso Azul son más propensos a sufrir insuficiencia renal.

¿Cómo saber si mi gato tiene insuficiencia renal?

La insuficiencia renal es una enfermedad difícil de detectar, sobre todo en fases iniciales. Pero es importante actuar rápido ante cualquier indicio, porque si se coge a tiempo, podemos alargar la esperanza de vida del gato y mejorar también su bienestar.

Hay algunos síntomas que deben hacer saltar las alertas:

  • Pérdida de peso repentina
  • Actitud aletargada o decaimiento
  • Vómitos o diarrea
  • Mal aliento
  • Pérdida de apetito
  • Aumento en la toma de agua
  • Aumento de las micciones
  • Sangre en la orina
  • Úlceras en la boca
  • Pérdida de calidad del pelaje

¿Qué debo hacer si detecto alguno de estos síntomas?

Debes llevar a tu gato al veterinario de manera inmediata, para que le haga las pruebas que considere (normalmente análisis de orina, análisis de sangre y ecografía para poder valorar el estado de los riñones).

La insuficiencia renal puede ser de dos tipos, aguda (repentina y más peligrosa para la vida del gato) o crónica (degenerativa y propia de gatos a partir de 10 años), pero en cualquier caso es una enfermedad que no se cura. Eso sí, en el caso de la crónica, existen tratamientos y cuidados que pueden permitir que tu gato viva durante años con una calidad de vida correcta.

¿Cómo cuidar a un gato con insuficiencia renal?

Hay varios factores que ayudarán a un gato con insuficiencia renal a sobrellevar la enfermedad.

  • Una alimentación adecuada. Seguramente tu veterinario te recomiende darle un alimento formulado específicamente para felinos que sufren insuficiencia renal. Por ejemplo, Picart Select DIET Cat Urinary , que contiene fuentes de proteína seleccionadas y un nivel moderado de las mismas (pollo como proteína animal y maíz, plasma y levaduras hidrolizadas como proteínas vegetales) para favorecer la salud renal de los gatos. Las proteínas de pollo son usadas además por su alta digestibilidad.
  • Una correcta hidratación. El gato debe ingerir una cantidad de agua específica (pregunta a tu veterinario cuál es esa cantidad), si bebiera menos podría deshidratarse. Debe tener siempre agua limpia a su disposición. Si detectas que bebe menos de lo necesario, llévalo al veterinario.
  • Un control veterinario continuado. Tu gato deberá pasar un control veterinario cada 6 meses aproximadamente. Ten en cuenta que la insuficiencia renal a veces origina otras enfermedades derivadas (anemia, hipertensión…), así que es vital que el veterinario le haga un chequeo un par de veces al año.

Si te ha interesado este artículo, no dejes de leer el post sobre alimentación de los gatos de Picart.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba