Saltear al contenido principal
Los Perros De Terapia Entran En Hospitales

Los perros de terapia entran en hospitales

En Picart llevamos desde 1953 alimentando la amistad, a través de nuestros productos para animales, porque sabemos la importancia que tienen en nuestra vida. Desde el blog de Picart Petcare hemos tratado diferentes artículos que han hablado de la amistad entre los perros y nosotros, de las ventajas de tenerlos en nuestra vida, o bien, de las terapias asistidas en las que participan los perros de asistencia y que se realizan desde la asociación Discan.

Hoy queremos dedicar el nuevo artículo del blog a iniciativas tan ilusionantes como la del Hospital Sant Joan de Déu y el Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, entre otros, que han implantado programas terapéuticos acompañados por perros de asistencia.

El Centro de Terapias Asistidas con Canes (CTAC) es una entidad con más de 15 años de experiencia, en la que los profesionales del Hospital Sant Joan de Déu – Barcelona trabajan conjuntamente para facilitar la recuperación de los niños ingresados y mejorar su estado anímico. Bamba, Laika, Flash, Boby, Mel, Danza o Cuca, entre otros, son los perros de asistencia entrenados específicamente para ayudar a los niños ingresados en el HSJD para reducir el miedo, la tristeza y motivarles cuando han de seguir tratamientos que pueden resultar dolorosos.

Por su parte, el Hospital Universitario Rey Juan Carlos ha puesto en marcha recientemente un programa de visitas caninas para los niños hospitalizados en el centro para hacer más llevadera y más humana la estancia de los más pequeños, lo que mejora su estado anímico y general, y que ha demostrado redundar en una hospitalización más corta. Cada martes, de 17:00 a 18:00, los niños hospitalizados pueden disfrutar de la visita de su perro en el propio hospital.

Los beneficios de los perros de terapia fueron investigados por primera vez por el psiquiatra Boris Levinson, quién descubrió en uno de sus pacientes el potencial del perro como terapeuta y planteó las primeras bases de las terapias asistidas con perros. A partir de ese momento, se realizaron multitud de estudios que han demostrado que la aplicación de estas terapias tiene numerosos beneficios para todas las partes implicadas.

Por todos es bien sabido que un perro da alegría, ilusión y ganas de vivir. Pero no es sólo eso, va mucho más allá. Los perros pueden ayudar a niños con síndrome autista, pueden guiar a un ciego, detectar cánceres, dar ilusión a una persona que está deprimida y más beneficios que se han descubierto. Un perro de asistencia es capaz de saber qué necesita una persona. Por ejemplo, tratará a cada niño de manera diferente: bailará alrededor de un niño triste, se estirará para calmar a uno nervioso o se alejará si se encuentra en un estado muy excitado. De esta forma, las visitas de perros de asistencia proporcionan alegría, entretenimiento, distracción, compañía y una forma única de interacción dentro del ámbito institucional hospitalario.

Todos los hospitales que han implantado estas nuevas terapias alternativas están orgullosos de este nuevo paso, y todo el personal también reconoce los beneficios que los perros de asistencia pueden aportar a los pacientes.

En definitiva, las intervenciones con animales producen un impacto positivo en el paciente, en los familiares y el personal sanitario. En Picart nos encanta ver cómo el papel de nuestros peludos tiene un efecto tan positivo en nuestra sociedad y esperamos poder seguir compartiendo proyectos tan maravillosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba