Saltear al contenido principal
¿Por Qué Compartimos Nuestra Vida Con Perros De Raza Pequeña?

¿Por qué compartimos nuestra vida con perros de raza pequeña?

Cuando paseamos por la calle, sobre todo en grandes ciudades, acostumbramos a ver mayoritariamente perros de raza pequeña y esto se debe a distintos factores. El carácter juguetón y simpático del Chihuahua o del Bichón Frisé, el gusto por la tranquilidad del hogar del Shih Tzu o la personalidad fiel, familiar, muy alegre y protectora del caniche, hacen que no nos podamos resistir a ellos.

Si decides compartir tu vida con un peludo es importante valorar de antemano algunas cuestiones, como por ejemplo: ¿Qué espacio tienes en casa?, ¿Qué nivel de actividad necesita y vas a poder darle?, ¿Qué tiempo dedicarás a su aseo e higiene?, ¿Cuántas veces podrás salir a pasear con él?, ¿De qué manera vas a marcar sus rutinas?, etc. Y con las respuestas a todas estas preguntas, llegarás a saber de qué raza podría ser tu nuevo amigo para adaptarse bien a tu ritmo de vida.

Los perros de raza pequeña cuentan con muchas ventajas

  • Un perro pequeño no tiene unas necesidades extraordinarias, sólo necesita el suficiente espacio para descansar y tener siempre disponibles su bol de agua y de comida. Lo más importante es marcarle normas y rutinas para que sepa en qué espacios puede estar y en cuáles no, enseñarle a hacer sus necesidades fuera de casa, etc.
  • Los perros de raza pequeña tienen una mayor esperanza de vida respecto a los perros de raza grande, pueden llegar a vivir 20 años.
  • Por su reducido tamaño los puedes llevar a cualquier parte, una gran ventaja para una persona que debe viajar a menudo ya sea en transporte público o en avión.
  • Al ser pequeños se reduce la suciedad que puedan llegar a producir.
  • Son perros que se adaptan muy bien a la vida urbana y en muchos establecimientos son más permisivos con su entrada que con perros más grandes.
  • Si vives con personas mayores o niños, los perros de raza pequeña se adaptan muy bien a la convivencia familiar.
  • No necesitan hacer mucho ejercicio y dependiendo de la raza podrán aguantar perfectamente largos paseos. Además, los perros pequeños tienen menos problemas de articulaciones y se recuperan rápidamente.
  • Se adaptan muy bien a los espacios y tienden a tener una conducta tranquila cuando se quedan solos.
  • Acostumbran a aprender rápido las normas de convivencia, sólo necesitas un poco de paciencia.
  • Durante el paseo no sufrirás fuertes tirones de correa y podrás corregirlos con facilidad.

Todos los perros son fantásticos y únicos, pero deberás tener muy en cuenta cuál es el perro que va a ser más feliz adaptándose a tu ritmo de vida. Si en lugar de en un piso pequeño vives en un espacio amplio, siempre podrás optar por razas medianas o grandes para que puedan tener un lugar adaptado a su tamaño. Y, si estás pensando en introducir un amigo a tu vida, recuerda que hay cientos de miles de animales esperando en protectoras y perreras una nueva oportunidad, por lo que te recomendamos que adoptar es la mejor opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba