Saltear al contenido principal

¿Cómo afrontar los retos del envejecimiento de los perros?

Al igual que los humanos, los perros también pasan por fases diferenciadas a lo largo de su ciclo de vida, es decir, son cachorros, después adultos jóvenes (de 1 a 4 años), adultos (de cuatro a siete años) y a partir de los ocho años pasan a ser seniors, momento en el cual comenzamos a ver un cambio claro en las necesidades y comportamiento de nuestro fiel amigo.

Hoy queremos explicar la mejor manera de afrontar esta última fase de su ciclo de vida, para hacerlo de la mejor manera y sabiendo cuáles son sus nuevas necesidades físicas, psíquicas y nutricionales.

¿Qué señales nos indican que está envejeciendo?

Además de la edad, existen otras señales claras de que tu perro ha llegado a la vejez, ya que según el tamaño o la raza esta fase de su vida puede anticiparse o demorarse.

  • Con la edad vemos como nuestro perro aclara su pelaje y aparecen más canas por el rostro y por el resto del cuerpo.
  • Falta de apetito o menos ganas de jugar. También quizá se canse antes y necesite descansar más, pero no te preocupes. Simplemente deja fluir sin forzarle y apuesta siempre por una alimentación natural y adaptada a sus necesidades actuales, teniendo en cuenta que deberá ser una comida específica para esta etapa de su vida. En cuanto a la movilidad, lo mejor es optar por paseos tranquilos y sin prisas.
  • La obesidad también puede ser un síntoma claro de envejecimiento, pero puede combatirse con una alimentación natural de calidad y adaptando el ejercicio a sus capacidades físicas. Algunos perros, en lugar de perder el apetito tienden a comer más de la cuenta, por eso es bueno marcar horarios para comer y ofrecerles la cantidad adecuada según su edad, peso, actividad física, tamaño… unas indicaciones que podrás leer en el envase de la comida. Si tu fiel amigo empieza a tener problemas digestivos, puedes optar por una comida natural sin cereales, ya que puede deberse a una intolerancia. Consulta con tu veterinario.
  • Otro de los síntomas que aparecen es la pérdida de audición así que, si decides dejarlo suelto procura que sepa en todo momento dónde estás, para que no se desoriente.
  • Durante esta etapa de su vida, la salud buco dental también puede verse resentida, por lo que será mejor llevarlo al veterinario y revisar el estado de sus dientes, revisando si tiene las encías inflamadas, existen placas de sarro, etc.
  • Cuando envejecen, tienen menos tejido graso y más sensación de frío y calor, de manera que será imprescindible que lo mantengas abrigado en los meses más fríos y, en cambio, ventilado y a la sombra durante la época más calurosa del año.

Con estos pequeños consejos, estamos seguros de que tu pequeño gran amigo podrá sentirse muy cómodo y agradecido.

Este post tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba